Inicio Todos al Teatro

Fundación Luksic

Fiebre

Todos al Teatro

Clásicos del Teatro para los estudiantes

  • El Mercader de Venecia

Biografía del Autor

William Shakespeare

William Shakespeare: actor, dramaturgo y poeta inglés. Nació en Stratford -upon- Avon, Reino Unido, en una fecha desconocida. Su registro de bautizo es del 26 de Abril de 1564.

Renovó el teatro inglés gracias a su certera pluma que dio vida a grandes héroes trágicos como Hamlet, el Rey Lear, Otelo, Romeo e inolvidables heroínas como Ofelia, Cordelia, Desdémona y Julieta.

La incertidumbre alrededor de Shakespeare surge de la escasa documentación conservada. No obstante, las obras publicadas en el póstumo Primer Folio, por dos de los actores de su compañía de teatro, dan cuenta del talento de este dramaturgo.

Padres: Su madre fue Mary Arden, descendiente de una familia de pequeños propietarios rurales. John Shakespeare fue su padre, burgués y comerciante de Stratford. Se sabe que vendía lanas y fabricaba guantes de cuero.

El matrimonio tuvo ocho hijos, entre los cuales, William fue el tercero y el mayor de los varones.

Primeros años: su educación también es una incógnita, no existe registro de su paso por la escuela. Se dice que cursó en la escuela de gramática de Stratford o asistió a la Universidad de Oxford. Algunos le atribuyen su genio a que fue un autodidacta extraordinario. No obstante, es muy seguro que leyera a Esopo, Ovidio y Virgilio en latín.

Matrimonio apresurado: A los 18 años se casa con Ann Hathaway, el 27 de noviembre 1582. Seis meses después bautizan a su primera hija, Susanna. Los mellizos Hamnet y Judith le siguieron el 2 de febrero de 1585.

A la edad de 21 años estaba a cargo de su esposa, de sus tres hijos, de su padre en bancarrota y de cuatro hermanos menores de edad; esto lo obliga a abandonar su pueblo e ir a Londres a probar fortuna.

Camino a Londres: No hay registro exacto de por qué Shakespeare se traslada a la capital del reino ni por qué se inicia en el mundo del teatro. Algunos especulan que huyó del mal carácter de su esposa para dedicarse a la actuación.

En el año 1592, trabaja como cuidador de caballos en teatros; la peste azota a Londres y se especula que el autor pasó un tiempo en el norte de Italia, donde ocurren algunas de sus obras como Romeo y Julieta y Los dos hidalgos de Verona. También se menciona que pudo trabajar como maestro rural y pasante de abogado.

En 1593 escribe los poemas Venus y Adonis y la Violación de Lucrecia. También ya escribía, como independiente, piezas para el teatro de Shoreditch, el de la Rosa (Titus Andronicus) y Bankside.

Teatro propio: En 1594 forma parte de La Compañía de Lord Chambelán que en sus comienzos se presenta en el Teatro Blackfriars, emplazado en un antiguo monasterio de frailes dominicos.

En la Real Cédula de 1603, bajo la cual se constituyó la Compañía de los Servidores del Rey, y a orillas del Támesis, el teatro del Globo como local fijo, se mencionan nueve actores en calidad de accionistas, y Shakespeare figura en segundo término. Con ello logró un salario regular, recompensas y favores de la Corte del rey Jacobo I; lo que le permitió invertir en varias propiedades de su ciudad natal, Stratford.

Muerte de su hijo: En 1596 fallece Hamnet de 11 años, único hijo varón. En adelante, Shakespeare aceleraría su producción dramática, cosechando críticas por su estilo poético. La bonanza económica se vería contrastada con el dolor por la muerte de su padre (1601), su madre y hermano menor (1607).

Después de estos dolores aparecen sus personajes más siniestros, furibundos y melancólicos como Hamlet, el Rey Lear, Macbeth y Otelo.

Éxito: por más de veinte años, Shakespeare produjo al ritmo de Londres. Cada representación debió ser un inmenso reto técnico.

Actuó y escribió para el teatro el Globo, en donde diversos oficios y artesanos confluían para llevar a escena las grandes tragedias y comedias shakespereanas, ante un público que superaba los dos mil espectadores por función.

A diferencia de muchos escritores de teatro, William fue actor, dramaturgo y poeta a la vez. Su visión del espectáculo se basaba en el punto de vista del actor. Quizás por ello dotó a sus personajes de sólidos diálogos y minimizó las acotaciones; también jugó con el inglés creando expresiones, ritmos y sonoridades para mantener a su público atento y expectante.

Tragedias: Las más conocidas son: Romeo y Julieta (1595), Julio César (1599), Hamlet (1601), Troilo y Crésida (1602), Otelo (1603-1604), El rey Lear (1605-1606), Coroliano (1608) y Timón de Atenas (1608).

Comedias: Las más importantes son: La comedia de las equivocaciones (1591), Trabajos de amor perdido (1592), El sueño de una noche de verano (1595-1596), El mercader de Venecia (1596-1597), Mucho ruido y pocas nueces (1598), Como gustéis (1599-1600), Las alegres comadres de Windsor (1601), A buen fin no hay mal principio (1602-1603), Medida por medida (1604), Pericles (1607), Cimbelino (1610), Cuento de invierno (1610-1611), La tempestad (1612), La fierecilla domada (¿?), Noche de Reyes (¿?).

Históricas: Shakespeare reescribió la historia de antiguos reyes ingleses que gobernaron en la edad media. Se le atribuyen las siguientes: Eduardo III, Enrique VI, Ricardo III, Ricardo II, Enrique IV, Enrique V, El rey Juan y Enrique VIII.

Incendio: Desde1599, el Globo fue un teatro al aire libre, de tres pisos, que podía reunir a tres mil espectadores. Julio César fue la primera obra representada. El 29 de junio de 1613 ardió por completo debido a un disparo de cañón en escena durante la representación de Enrique VIII.

Este lamentable suceso sería un hito para Shakespeare, ya que se afirma que se perdieron en el incendio muchos de sus manuscritos, incluyendo la comedia Cardenio, basada en el personaje de Miguel de Cervantes, don Quijote de la Mancha y de la cual no quedó registro alguno.

Últimos años: Se trasladó a su residencia de Stratford a disfrutar de la fortuna y la fama, rodeado de nietos, en casa de su hija Susanna.

El 25 de marzo de 1616 se sintió enfermo, y adivinando su fin, redactó de propia mano su testamento en el que instituyó como heredera universal a su hija mayor, dejando lo demás a su esposa, su hija menor y algunos camaradas del teatro.

El 23 de abril muere, el mismo día que Miguel de Cervantes en España.

Sus restos reposan en la iglesia de su pueblo natal. Sus últimas palabras inscritas en la lápida, no hacen más que aumentar el misterio alrededor de su figura:

“Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado.

Bendito sea el hombre que respete estas piedras

y maldito el que remueva mis huesos”.

Legado: Un bardo, en la historia antigua europea, es el encargado de transmitir los poemas, leyendas y cuentos. Así fue apodado William Shakespeare.

La herencia dejada por “el bardo” de Avon ha sobrevivido al fuego y a centurias de conflictos bélicos.

Ocho años después de su muerte, en 1623, dos compañeros de la compañía de teatro, John Heminges y Henry Condell, publican el Primer folio (First folio), impreso que recoge la mitad de la obra de Shakespeare. Se dividen los textos en historias, comedias y tragedias.

De las setecientas cincuenta copias solo una tercera parte ha llegado de manera incompleta a nuestros días. Su obra lírica no está incluida en esta edición.

Con el paso de los románticos, autores como T.S. Eliot, Víctor Hugo, Jorge Luis Borges y muchos otros han investigado, criticado y analizado la herencia dejada por este prolífico autor inglés.

Dramaturgia y estilo: El estilo de Shakespeare despertó celos y envidias en su época. Fue diestro con la palabra. Acuñó frases llamativas y diálogos de gran dramatismo. Encontró en los grandes tópicos universales una veta infinita de inspiración. Los celos (Otelo), la avaricia (El mercader de Venecia), la existencia (Hamlet), el amor (Romeo y Julieta), el poder (Ricardo III).

Fue un hábil contador de historias. En tres o cinco actos comprimía el tiempo y los espacios, llevando a sus personajes al desborde de las pasiones. El conflicto era revelado desde el comienzo que ya presagiaba la tragedia.

Solo queda imaginar al poeta sobre el escenario encarnando a Fray Lorenzo o al buen Mercucio, actuando el parlamento de la reina Mab; con tres mil ojos ingleses observando y escuchando… -Es el hada de los sueños, la que llega no más grande que un diamante que se luce en el anillo de un poderoso mientras su carroza la arrastran unos minúsculos corceles.

warning

Debe iniciar sesión para poder realizar la reserva.